5 errores que debes evitar si quieres CRECER en tus negocios

Comparte en redes sociales

¡Saludos!, yo soy Jaime Rubiel, mi único objetivo es ayudar a crecer exponencialmente tus negocios, para que cumplas más rápido tus sueños.

En este artículo te quiero contar cuáles son los 5 errores que debes evitar si quieres CRECER en tus negocios, todo esto 100 % basado en mi experiencia de más de 15 años como empresario. El último seguro te va a sorprender así que ¡lee hasta el final!

Error número 1: perseguir todo lo que brilla

La mayoría de los emprendedores tenemos este gran problema. Nuestras mentes creativas están en constante búsqueda de negocios interesantes. Personalmente, cada vez que llego a algún local o converso de negocios con alguien, no puedo evitar que mi mente empiece a hacer números y encuentre oportunidades de hacer dinero. El problema es cuando empezamos a querer “probar” esas ideas en vez de pensar en el negocio actual. 

El 95 % de las veces la solución para ganar más dinero no está en tener otro negocio adicional, está en ser tan, pero tan bueno en lo que hacemos, que esa especialización nos lleve a una diferenciación que el mismo mercado premie. 

Cada vez que pensamos en otro negocio, le somos infieles al actual y esa falta de dedicación, siempre nos pasa factura. 

Moraleja: no persigas todo lo que brilla, busca estrategias que te hagan más rentable y eficiente en el negocio en el que ya estás. 

Error número 2: tener la estrategia incorrecta

No hay nada peor que cumplir al pie de la letra una estrategia que me está llevando al lado contrario de a donde quiero llegar, tanto en mis negocios, como en mi vida personal. 

Tú me dirás ¿pero qué una persona es tan tonta para crear un camino que no quiere caminar?, y la respuesta es que esto no pasa por una falta de inteligencia. Muchas veces pensamos en soluciones a problemas que creemos entender, pero que realmente no entendemos. Te explico con ejemplos:

  1. Cuando creamos una estrategia que está basada en lo que nosotros “creemos” que el cliente “necesita”, en vez de haber pagado una investigación que realmente nos revele lo que el cliente necesita. 
  1. Cuando creemos que la solución para vender más es gastar más en publicidad, cuando el verdadero problema está en nuestra propuesta de valor.

Error número 3: no contar con una propuesta de valor

Esto te lo explico con una historia: un niño tenía un perro enfermo, por más que luchaba no podía hacer que su perrito aceptara las pastillas que le había recetado el veterinario, cerraba el hocico con tanta fuerza que era imposible meterle la pastilla. Cuando el niño le cuenta esto a su abuelo, este se ríe y le da de forma inmediata la solución: lo que debes hacer hijo es coger un poco de tocino y envolver la pastilla con él, de esa forma le das al perro lo que necesita, envuelto en algo que quiere o desea. 

Una propuesta de valor empieza cuando yo analizo profundamente los dolores de mi cliente, y basado en este análisis, voy construyendo una forma única y extremadamente efectiva para solucionarlos. Ahí encuentro la pastilla, la medicina que mi cliente necesita. Pero para que sea atractiva debo envolverla en “tocino”, en algo que sea tan atractivo que para el cliente sea muy difícil de rechazar. Es más, debería ser presentada de tal manera que el cliente no solo la “compre emocionalmente” sino que encuentre extremadamente racional la compra.

Con esto nos salimos de ese mortal juego de ver qué ofrece la competencia, agregar algo más a esa oferta y venderlo un poco más barato. Esto a largo plazo significa la muerte del negocio.

Error número 4: rendirte rápidamente

Hace unos días, escuché el testimonio del manager de Justin Bieber. El comentaba que estaba seguro del talento impresionante de Justin. Sin embargo, no habían tenido suerte en firmar con disqueras. Después de algunos años de intentos, estaban los 3: Justin, su mamá y el manager viviendo en la misma casa, ya sin dinero y con muchas deudas. Fue justo en ese mes tan crítico, que el famoso cantante Usher, conoce a Justin y decide apadrinarlo en el mundo musical. El resto es historia. Justin, mamá y manager millonarios después de pocos años.

El tema es que muchas veces los emprendedores se rinden justo antes de que el negocio tome la madurez necesaria para que empiece a dar frutos, sobre todo, antes de que ellos mismos tengan el suficiente conocimiento del nicho para que estén capacitados en tomar las mejores decisiones.

Moraleja: si estás seguro de la oportunidad en la que estás parado, persevera mientras encuentras la manera correcta de explotarla.

Error número 5: no saber cuando pararse de la meda

No me estoy contradiciendo. Existen 2 extremos, por un lado un emprendedor en la oportunidad incorrecta perseverando en algo que está destinado al fracaso y, por el otro lado, el emprendedor que se rinde antes de tiempo. 

Como ven el factor clave es en qué oportunidad me encuentro parado. Es decir en qué mercado y resolviendo qué problema. 

Aquí el secreto es llenarse de objetividad y soñar con los pies sobre la tierra. 

Ejemplo de mala idea: vender cursos de cómo conseguir trabajo a quien no tiene trabajo. Puede ser el mejor curso del mundo, pero estás intentando venderle a alguien que NO TIENE DINERO para pagarte, y cuya prioridad va a ser sus necesidades básicas. 

Ejemplo de buena idea: conseguirle trabajo a quien no tiene trabajo, a cambio de un mes de sueldo. Hay una start up latina que se dedica a esto y les va muy bien.

Moraleja: hazte estas 3 preguntas: ¿mi mercado está creciendo?, ¿mis prospectos tienen dinero?, ¿mi producto realmente soluciona un problema que causa dolor en ellos? Si la respuesta es no a las 3 preguntas, parate de la mesa.